Recife, Pernambuco

Recife, capital del estado de Pernambuco, está situada en el noreste de Brasil. Conocida como “Venecia Brasileña”, se caracteriza por sus rascacielos y modernas avenidas surcadas por puentes, canales y ríos que atraviesan la ciudad.

El barrio de “Antiguo Recife” es el marco original de la historia de la ciudad. Allí se pueden apreciar las construcciones centenarias de valor arquitectónico incalculable, legado de los colonizadores portugueses y holandeses.

A lo largo de la costa encontramos un sinfín de hermosas playas como Praia do Pina, Piedade y Candeias, pero la más bonita y concurrida es Boa Viagem, de 7 kilómetros de extensión y con piscinas naturales de agua azul ubicadas entre la arena y los arrecifes, e ideal para el baño y la familia por su oleaje calmo.

Otra de las atracciones de Recife es la posibilidad de practicar buceo. La ciudad ofrece diferentes áreas de excursión hacia el fondo del mar, destacándose los arrecifes y un parque de aproximadamente 30 barcos naufragados.

Conocido y admirado por todo el mundo, el carnaval callejero de Recife es considerado uno de los mejores de Brasil. Los festejos comienzan una semana antes de la fecha oficial. La fiesta es celebrada durante 3 días con ritmos y músicas como el frevo, típico de la región.

Paseos y excursiones

› La ciudad tiene estilo y personalidad propia, fruto de la colonización holandesa y portuguesa que dejó sus huellas. Cuenta con innumerables iglesias, museos y fuertes entre los que recomendamos visitar: Iglesia de San Antonio (1606), Sinagoga Kahal Zur Israel (siglo XVII), Catedral de Sao Pedro dos Clérigos (1782), Museo de Barro, del Hombre del Nordeste y de la Ciudad, Fuerte de Brum (1630) y Ruinas de Vila Velha y Fuerte Orange en la isla de Itamaracá.

› La ciudad de Olinda, a 7 kilómetros de Recife, es un destino que no puede dejar de visitar. Debe su nombre, según cuenta la historia, a que es realmente bonita. Olinda conserva su trazado urbano colonial de villa y sus antiguas iglesias, museos y escenarios barrocos, por lo que fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Sus principales atracciones son el carnaval de la calle, considerado como el mejor de Brasil por su gran variedad de disfraces, colores y música, y sus paradisíacas playas, entre las que se destaca, hacia el norte de la ciudad, la de María Farinha, repleta de cocoteros y con arenas blancas, finas y aguas tranquilas.


Consultas y reservas

Se requiere que todos los campos marcados con un asterisco (*)